Beneficios de ser un proveedor

Ser un proveedor del Programa VFC es una buena inversión para su práctica y para sus pacientes. Reduce su costo inicial debido a que usted no tendrá que pagar por las vacunas aplicadas a los niños elegibles al Programa VFC. También, usted puede cobrar una cuota administrativa para cubrir los costos de su negocio. Sus pacientes se benefician porque ellos no tienen que ir a ningún otro lugar para recibir las vacunas que necesitan y usted, como proveedor, no tiene que pagar nada.